Brenda González Chibli

Brenda González Chibli

Benito Arguijo
28 septiembre, 2016

Becada por la Universidad de Central Arkansas en Estados Unidos, Brenda González se encuentra en su último año de la carrera de Nutrición, con la intención de profesionalizar la pasión que comenzó desde que tenía cinco años: el golf.
Brenda, muchas gracias por concedernos esta entrevista, ¿te gusta tu universidad?
Muchísimo, vivo en un pueblito cerca de Little Rock, hay muchos restaurantes pero no tantos centros nocturnos, es una de esas ciudades que giran alrededor de la universidad, además los campos quedan súper cerca.
Estás por terminar tu carrera, ¿en qué momento decidiste tomar en serio el deporte?
Como a los 15 años comencé a hacerlo un estilo de vida, si deseas en verdad dedicarte a esto tienes que empezar a hablar con universidades e involucrarte con jugadores, es mucho trabajo pero vale la pena. Antes de graduarme de preparatoria firmé un año con la Universidad de Nueva Orleans.
¿Por qué el cambio a Central Arkansas?
Cuando vi que Pamela Ontiveros del Campestre Torreón se fue a Estados Unidos, me nació la ilusión de irme, lo logré y fui a Nueva Orleans a cursar mi primer año de carrera. Al principio no estaba conforme ni con el entrenador ni con mis compañeras, decidí hacer el cambio y estoy muy feliz; todo el equipo tiene una misión similar a la mía, mi coach me entrena y apoya mucho, y me orienta en el aspecto profesional. No imagino una vida sin golf.
Platícanos cómo es un día en tu universidad.
Es muy pesado, amanezco a las 5:10 para comenzar mi workout; a las 7:30 salgo para ir a clase de ocho, a la una ya estoy entrenando. Se supone que solo podemos practicar cuatro horas diarias con el equipo, pero todas nos quedamos como hasta las 7 de la noche, cenamos, hacemos tarea y nos dormimos.
¿Cuánto practicas a la semana?
Cinco horas diarias durante cuatro días, unas 25 a 30 horas a la semana. La clave es no estar cansada, de lo contrario no aprovechas tu tiempo de entrenamiento.
¿Qué aspectos de tu juego han mejorado desde que estás en Estados Unidos?
Son dos vertientes diferentes: la mental y el juego corto, que es esencial para un buen golf; siempre le he pegado muy bien a la bola, de hecho mi coach me comenta que le pego increíble para no estar jugando con los profesionales. Hoy en día lo tengo muy bien dominado, mucha gente le ha comentado a mi papá que si tuviera un buen juego corto, nadie me podrá ganar.
¿Qué me dices del aspecto mental?
Estando en Arkansas me di cuenta que es un 80% del juego, nos ponen a leer muchos libros, hacemos actividades para fortalecerlo, platicamos qué hicimos mal en el campo y anotamos quince cosas que nos salieron bien, ya que nos orientan mucho a reconocer lo bueno.
¿Cómo está conformado tu equipo en la universidad y cómo es el sistema de competencia?
Somos dos mexicanas, dos suecas, dos coreanas y una americana. Las siete normalmente hacemos como cuatro rondas dependiendo del gusto de la coach, toma a quienes obtuvieron los mejores scores y están bien en lo mental, la verdad ahí no tiene problema porque todas somos muy disciplinadas. Al final de una competencia se cuentan los mejores cuatro del día y se suman las puntuaciones.
Pero, ¿qué sigue al graduarte?
Empieza el Q-School; es la clasificación para la LPGA, son tres etapas y si la vas pasando puedes jugar el Symetra Tour o la LPGA.




ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Con la fuerza del futuro Toño Gutiérrez Jardón es el bueno para Torreón

PLAYERS of life
12 junio, 2018

Programación Neurolingüística y el nacimiento de IKU

Benito Arguijo
7 junio, 2018

Jefe de Prensa en Club Santos Laguna

Yovanna García
6 junio, 2018

RELACIONADOS