Jurassic World: Curiosa e innecesaria

Jurassic World: Curiosa e innecesaria

Fernando Santoyo
25 junio, 2018

Twitter: @FdoSantoyoTello

Estamos en la época de las secuelas, remakes, reebots y ahora también de los remakes encubiertos. No es nada nuevo decir que la imaginación y los conceptos originales en Hollywood se fueron hace mucho, pero de vez en cuando todo esto se compensa con cintas entretenidas, aunque su guión carezca de sustancia.

Algo así ocurre con la nueva entrega de la saga de los dinosaurios creada hace 25 años por Steven Spielberg; en esta quinta parte la trama se parece sospechosamente a la segunda de 1997 (la última que dirigió Spielberg precisamente). Cuando menos en su primer acto comparten muchas similitudes, para después darle paso a un segundo acto que toma otro rumbo tal vez más descabellado de lo normal, y finalmente, en el tercer acto, abandonar por completo el rumbo y la lógica, aunque esto es algo que no se puede exigir demasiado al tratarse de un film sobre dinosaurios en esta época, por lo que hay que verlo como lo que es: un espectáculo visual que solo busca brindar un buen rato. Aún así ciertas situaciones ya rayan en lo ridículo.

 

Después de la catástrofe ocurrida en Jurassic World hace unos años, ahora la Isla Nublar y los dinosaurios que aún la habitan se encuentra en peligro por una erupción volcánica. Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), ex gerente del parque, ahora es la directora del Grupo de Protección de Dinosaurios, una organización dedicada a intentar preservarlos. Cuando a Claire le ofrecen la oportunidad de rescatar algunos ejemplares de la isla, acude a Owen Grady (Chris Pratt), el ex entrenador de velociraptors y su ex pareja, quien trabajó en el parque, para que la ayude a evitar la extinción de estas especies.

El debraye en el que se sume la trama en su último acto es precisamente lo que termina por entregar algunas de las mejores secuencias del filme, y lo que la termina salvándola en cierta manera, aunque no del todo. Ninguna de estas llamativas secuencias tienen mucho que ver con la saga, pues su marcado estilo gótico poco o nada tiene que ver con lo creado por Michael Crichton hace varias décadas en la novela original, ni con la ya clásica cinta que creo Steven Spielberg en el cada vez más lejano 1993.

Al ver que el director es el español Juan Antonio Bayona, quien ha dirigido las estupendas El Orfanato (2007) y Un Monstruo Viene a Verme (2016), queda claro el por qué de ese estilo gótico y de algunas secuencias más orientadas al terror en ese último acto. Sin duda su evidente pericia como director es lo que salva del desastre un rocambolesco guión que en manos de otro director menos virtuoso seguramente hubiera sido un desastre total.

 

 

Chris Pratt se siente desperdiciado, sobre todo después de la primera mitad del filme y ni su carisma salvan algunas situaciones tan inverosímiles que llegan a provocar humor involuntario. Aún así, él, Bryce Dallas Howard y los dinosaurios creados una vez más por Industrial Light and Magic, se unen al director Bayona como lo mejor del conjunto, acentuando así que el principal problema es que en realidad es un guión forzado que desembocó en una secuela que tal vez no debió suceder. Lo peor es que para la tercera parte de esta nueva trilogía parece ser que en lugar de mejorar solo podría empeorar viendo hacía donde va la trama.

Todo el virtuosismo de su director debería de ser aprovechado en un titulo de terror, y no en una cinta de Jurassic Park, ya que aunque nos entrega dos o tres postales espectaculares y dignas del recuerdo (como la del dinosaurio rugiendo a la luz de la luna, o la del dinosaurio atacando a la niña en la cama), se sienten fuera de lugar totalmente. Para ser justos, solo en sus primeros cuarenta minutos estamos ante un verdadero film de la saga, después se vuelve una mezcla rara entre Alien (Ridley Scott, 1979) y una película de terror gótico sobre una casa embrujada, algo que sin duda vale la pena ver porque visualmente es muy competente, pero no por eso significa que el resultado sea del todo bueno.

 

 

En corto

  • Titulo Original: Jurassic World : The Fallen Kingdom
  • Director: Juan Antonio Bayona
  • Actores: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Rafe Spall, Justice Smith, Daniella Pineda, James Cromwell, Toby Jones, Ted Levine, Jeff Goldblum, BD Wong, Geraldine Chaplin
  • Calificación: 7
  • En dos palabras: curiosa e innecesaria
  • Curiosidades
    • Esta es la parte de la saga en la que más dinosaurios se ven.
    • Jeff Goldblum y BD Wong regresan a sus papeles de Ian Malcolm y el Dr. Henry Wu respectivamente.
    • El papel del hacker Franklin Webb, interpretado por Justice Smith, fue ofrecido en principio a Tom Holland, quien ya había trabajado con el director en la cinta Lo Imposible (2012), pero la filmación de Avengers Infinity War, en donde interpreta a Spiderman, no se lo permitió.

 





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Nostálgica y divertida

Fernando Santoyo
25 mayo, 2018

Con su amplia colección y sus exhibiciones temporales, se ha convertido en ícono de La Laguna

Gabriela Prieto
20 mayo, 2018

Vivirá Torreón semana cultural

PLAYERS of life
9 mayo, 2018

RELACIONADOS