Conduciendo a plenitud

Conduciendo a plenitud

PLAYERS of life
28 agosto, 2019

Javier Gutiérrez
Mindfulness Coach, Director de Mindfulness Monterrey
Facebook: Mindfulness Monterrey
Website: mindfulnessmonterrey.com.mx

La atención plena o mindfulness es una capacidad humana que nos permite generar un profundo equilibrio interior que nos lleva a una ecuanimidad ante las diferentes situaciones adversas que nos toca vivir ya que, si bien es cierto que todos los seres humanos experimentamos situaciones desfavorables, no todos los seres humanos alcanzan la capacidad para adaptarse a esa situación adversa, y aquí es donde mindfulness entra en acción.

Cuando mindfulness se activa suceden cuatro situaciones fundamentales:

  • Dejamos de angustiarnos por cosas que aún no suceden (y que tal vez nunca sucedan).
  • Dejamos de hundirnos en culpa, vergüenza, situaciones del pasado o incambiables.
  • Nos adaptamos en muy poco tiempo a lo desfavorable.
  • Disfrutamos plenamente lo agradable. Estos cuatro puntos son fundamentales para una libertad interior. Veamos cuándo se adolece de ellos:

Imaginemos que un ejecutivo acaba de comprar el automóvil de sus sueños, eligió modelo, color, equipamiento… en fin, con todo lo que él esperaba e incluso más. Al salir de la agencia con su coche de lujo obviamente siente plenitud y euforia propia de su adquisición. Sin embargo, en ese instante le invade un pensamiento: “Seguramente al llegar a casa mi hijo me lo pedirá prestado y el maneja sin precaución, subirá a sus amigos y ellos le insistirán en que tome alcohol, y como en otras ocasiones no tendrá prudencia al manejar, ¿y si lo choca?”.

En ese momento, mientas conduce su auto de lujo, ha dejado de disfrutarlo. El vehículo sigue siendo el mismo, pero nuestro ejecutivo se ha perdido en la angustia por un futuro amenazante e incluso catastrófico.

El hombre en cuestión sigue conduciendo, angustiado porque está por llegar a casa y sabe que su hijo espera ansioso conocer su compra, entonces recuerda cuando apenas hace un par de años, su vástago chocó su auto al haber tomado alcohol y cómo al llegar a su casa acompañado por sus amigos de fiesta y mostrarle los daños, que por cierto fueron mínimos, comenzó a insultarlo frente a ellos, resaltando su irresponsabilidad, imprudencia y poca capacidad de pericia al manejar. En ese momento, nuestro amigo en cuestión se ve invadido por la vergüenza y la culpa ante aquel evento que por supuesto no puede modificar y ¿qué sucede?, ha vuelto a dejar de disfrutar su flamante compra.

El conductor sigue avanzando perdido en sus pensamientos y emociones, cayendo en mayor grado de malestar, en eso, de forma involuntaria, por el descuido invade un carril solo para ser insultado por el conductor del otro coche de forma muy violenta, nuestro ejecutivo queda perplejo ante dichos insultos y tan pronto se aleja comienza a pensar en el incidente, cayendo en un malestar del que no logra salir. Nuevamente, su falta de capacidad para adaptarse a lo desagradable le genera el que no disfrute de su compra.

Finalmente llegó a su casa y su hijo se fue a estudiar a casa de una amiga y se da cuenta que todo lo construido por su mente en ese momento no sucedió.

¿Logró disfrutar su coche en algún momento? La respuesta es “sí”, cuando recién lo compró y estaba conectado con el momento presente y eso es mindfulness.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Movilidad compartida para un rápido y eficiente regreso a clases
PLAYERS OF LIFE
28 ENERO, 2020

Una experiencia de viaje

PLAYERS of life
10 abril, 2019

#NoMasFatTalk #HagamosBIP

PLAYERS of life
19 enero, 2018

RELACIONADOS