Diseños a la medida de las mexicanas

Diseños a la medida de las mexicanas

Apasionada en diseñar vestidos que excedan las expectativas de las mexicanas, Karen Leal a través de Karah busca romper las reglas de moda europea y estadounidense.

Catalina Valdez
6 junio, 2019

Desde muy pequeña Karen Leal Montemayor encontró un gusto por la moda, al crear piezas desde cero y decir con orgullo que las había diseñado ella le generaba una satisfacción que pocas veces había experimentado. Por esa razón al terminar la preparatoria eligió estudiar, Diseño Textil y de Modas en la Universidad de Monterrey.

Durante ese tiempo se dio cuenta que en el país, las mexicanas tenían cuerpos muy diferentes a los europeos y estadounidense donde venían la mayoría de los vestidos que utilizamos, así que busco la manera de diseñar de acuerdo al cuerpo de una mexicana. A finales de su carrera profesional tuvo la oportunidad de realizar sus prácticas profesionales en la casa de moda española, Pronovias, durante seis meses aprendió todo lo necesario para conocer cómo brindar un buen servicio a las clientas.

Karen empezó como pasatiempo desde su casa a diseñar vestidos para sus amigas, familiares y personas cercanas, a la par, realizaba su tesis enfocada en vestidos de novia. Al finalizar sus estudios, colaboró un par de meses con su asesora de tesis en diferentes proyectos, mientras que su hobbie se convertía en un trabajo de tiempo completo, decidió buscar un espacio para establecer un taller.

A finales del 2013 su proyecto ya era una realidad, con una máquina de coser, una plancha y una mesa de corte, Karah tomaba formaba, con el apoyo de un compañero que conoció en Pronovias estuvo poco más de cuatro meses en ese pequeño taller. Durante la entrevista la diseñadora nos platicó, que el nombre de la marca surge de la combinación de su nombre, Kar viene de Karen, A de Alejandra y la H fue un extra para darle más fuerza al nombre.  

Al principio en el taller que actualmente tiene realizaba únicamente vestidos custom made, pero con el tiempo se empezó a dar cuenta que varias clientas llegaban pidiendo vestidos de un día para otro así que decidió comenzar a trabajar en colecciones para generar confianza y que las clientas conocieran los diferentes estilos, materiales y acabados con los que trabaja la regiomontana. Al tener vestidos en existencia brindaba una confianza a las clientas que en pocos lugares podían encontrar.

Karen afirma que la mayoría de los proveedores con los que trabaja son de Ensenada y Culiacán aunque le gustaría que los materiales que utiliza sean 100 por ciento mexicano, no ha encontrado telas de la calidad que necesita, así que por el momento continúa importando.

Hoy en día Karah cuenta con una encargada del taller y varias costureras dando un total de cinco personas en el equipo, mientras ella se enfoca en todo momento a brindar una atención personalizada a sus clientas. El tiempo de entrega varía un poco dependiendo la época del año aproximadamente entre 30 y 45 días, de abril – junio y octubre – diciembre son las temporadas más altas para el taller ya que se atraviesan las graduaciones y bodas. La diseñadora regiomontana de 28 años comenta que en varias ocasiones cuando la carga de trabajo es baja, ha llegado a tener vestidos listos en tan solo siete días.

Su fuente de inspiración viene de las personas que conoce, diferentes culturas que descubre en sus viajes, en varias ocasiones en cuestión de instantes la inspiración viene mientras está descansando o en el tráfico y aprovecha para tomar notas o dibujar y no dejar ir la idea.  

Para sus colecciones basarse en una época en particular y hacer un mood board es algo que no le gusta ya que no le gusta limitar sus diseños, es ferviente de mezclar todo tipo de formas, estilos, materiales y realizar diseños para todo tipo de cuerpos. Más de una vez le ha pasado que al ir a comprar diferentes materiales y telas, ve alguno en particular y se inspira al momento para posteriormente hacerlo.

Sus clientas más fuertes son las hermanas y mamás de los novios o novias que están próximos a casarse, ya que buscan vestidos con estilos diferentes que no se puedan repetir durante el evento o en varias ocasiones buscan disimular ciertas áreas del cuerpo.

En estos seis años que lleva trabajando en lo que  más le apasiona, ha diseñado entre vestidos custom made y de colección más de mil 500 vestidos. Uno de los mayores retos que ha enfrentado en ese tiempo fue no tener miedo a expresar su punto de vista como diseñadora cuando ciertos estilos no van con los cuerpos de sus clientas pero con el paso del tiempo fue agarrando seguridad.

Lo que sigue para la marca es cambiarse de lugar, estar en un local más amplio con un equipo más extenso, donde las clientas puedan visitar Karah sin previa cita. Aunque no se cierra a la idea de expandirse a otras ciudades, actualmente no es algo que busca a corto plazo ya que eso implicaría que fueran colecciones ya hechas ya que parte de su filosofía es que sus clientas salgan satisfechas de su taller.

“Cuando haces lo que te gusta, las cosas se acomodan y salen, siempre y cuando hagas lo que te apasiona y no estés picando diferentes negocios solamente por una ganancia inmediata, si se puede combinar tu pasión y el dinero, increíble”, agregó para finalizar la entrevista la fundadora de Karah.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

Rocío y Jeannet buscan con Terra Refill ofrecer una manera responsable a los regios de realizar tu visita al supermercado cuidando el medio ambiente.

Catalina Valdez
27 julio, 2019

Desde hace ocho años Mónica Méndez fundadora de MMASM crea un ambiente laboral en donde su equipo no siente que está trabajando.

Catalina Valdez
20 julio, 2019

Jaime Zavala la mente detrás de Alza Solutions, compañía dedicada adaptar y construir contenedores marítimos de acuerdo a tus necesidades.

PLAYERS of life
12 julio, 2019

RELACIONADOS