La mirada de Laura a través de las letras

La mirada de Laura a través de las letras

A la fecha cuenta con 22 libros publicados, además de antologías y libros polifónicos.

Felipe H. Leal
1 diciembre, 2018

Con más de una veintena de títulos publicados, la novelista, ensayista y poeta Laura Hernández Muñoz (Tamazula de Gordiano, Jalisco) se ha labrado una carrera admirable en el mundo de las letras.

Desde pequeña descubrió su gusto por la lectura y la escritura gracias a sus padres, quienes le compraban libros y cuentos que ella devoraba con tremenda fascinación.

Con el tiempo comenzó a escribir sus propias historias y poco a poco la vida la llevó a interesarse por temas relacionados con la mujer, la sociedad mexicana contemporánea y la literatura infantil.

Es maestra en Historia por la Normal Superior Nueva Galicia y fue becaria del Instituto de Cultura Hispánica para cursar estudios de doctorado en Teorías Económicas de la Historia en la Universidad Complutense de Madrid, en España.

Antoine de Saint-Exupéry, Jorge Luis Borges, Edmond Jabés, Gastón Bachelard, Charles Dickens, Alfonsina Storni, Jaime Sabines, Cortázar, Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz y Juan Rulfo son algunos de los escritores que más admira y a quienes más les gusta regresar.

Este año se encuentra en plena promoción de Corazón y mariposa, su más reciente proyecto literario.

¿De dónde viene tu gusto por las letras? ¿Cómo fue que empezaste a escribir?

Mi gusto por escribir viene desde que tengo uso de razón. Mis padres nos compraban los domingos libros y revistas como: Vidas ejemplares, Clásicos de la Literatura, Clásicos del cine. La colección: El mundo de oro de los niños y El tesoro de la juventud.

A los 5 años comencé a dibujar mis historias con líneas simples y las narraba a mi hermana menor. Cuadriculaba una hoja y cada cuadro era una escena; mi protagonista era una amazona que luchaba contra todo tipo de enemigos. Cuando aprendí a escribir ponía texto al pie de cada cuadro. Mi madre me regaló unas acuarelas y con ellas añadí color a mis historias. A los 7 años decidí que sería escritora y escribía poesía y narrativa. A los 11 años me publicaron un cuento en la revista del colegio (Instituto de la Vera Cruz) y después algunos artículos. Así comencé mi vida de escritora.

¿Qué papel desempeñan las mujeres en tus textos?

En mi obra poética la voz femenina se escucha desde la introspección y la nostalgia; le doy carácter de protagonista a la soledad y a la muerte. En mi novela histórica, es una niña quien narra la historia de su abuelo. En mi último libro, Corazón y mariposa, Carmina, la pintora down, es la heroína.

¿Cómo fue que publicaste tu primer libro? ¿Qué lo inspiró y qué aprendiste de él?

Mi primer libro fue Mis programas en TV, derivado del programa Entre nosotras, que se trasmitía por el canal 4 de Televisa. Ahí yo tenía la sección de relaciones humanas; hablaba sobre temas interesantes para las amas de casa. Recibía mensualmente muchas cartas en las cuales, mujeres de todas clases, me contaban sus problemas, algunas me felicitaban y agradecían lo que hacía por ellas. Al año reuní en un libro los temas principales con la idea de publicarlos. La oportunidad llegó durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) de 1991, estaba mirando algunos libros sobre desarrollo humano en el estand de EDAMEX y se me acercó un señor muy amable y me preguntó qué buscaba, le comenté sobre los temas que me interesaban; durante la charla él observó el manuscrito que traía bajo el brazo y me preguntó por él, le comenté que era el resumen de mis programas en la televisión. Me pidió que se lo dejara y volviera en una hora, así lo hice, al volver me dijo: “este es un buen libro, lo voy a editar”. Él era el señor Colmenares, dueño de EDAMEX. Así nació mi primera publicación. Después de esta han seguido 22 libros más.

Eres una escritora prolífica. ¿Qué te motiva a enfrentar la página en blanco una y otra vez? ¿Cuál es tu ritual de trabajo?

Mi ritual es sencillo: me instalo en mi estudio, que está en la segunda planta de la casa, y depende de lo que voy a escribir, siempre leo algo para “calentar” la imaginación y pongo música de fondo acorde al tema.

A veces divago un tiempo hasta encontrar la idea o palabra que dé inicio al texto. Una vez lograda la conexión, me sumerjo en mi mundo olvidándome de lo demás; hay veces que se me olvida comer, en alguna ocasión, hasta dormir. Cuando hay inspiración no puedo parar, es como si alguien me estuviera contando la historia y tengo que escribirla para saber el final.

¿Cómo ves a la nueva generación de escritores mexicanos? ¿Hay temas recurrentes en sus libros o cuáles dirías que son las nuevas preocupaciones de las letras nacionales?

Los nuevos escritores, sin contar a Jorge Volpi ni a Juan Villoro, escriben sobre lo que está aconteciendo en México: el narcotráfico, desapariciones, feminicidios, violencia de todo género. Es una literatura realista, desesperanzada. Los jóvenes enfrentan con valentía lo que viven cada día y lo plasman en sus obras. Cada día publican las editoriales independientes a más escritores millennials, generación X, Z, apostando por este tipo de literatura que gusta a estos muchachos. Sin embargo, en literatura infantil y juvenil sigue la tendencia por lo fantástico y licántropo, como Loba, de Verónica Murguía.

Sabemos que eres una figura recurrente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL). ¿Qué significa este encuentro librero para ti y qué anécdota nos podrías compartir?

Para mí, la FIL es lo mejor que ha sucedido en Guadalajara, gracias a ella la ciudad es conocida a nivel internacional. Recuerdo la primera, en 1987, había pocos editores y libreros. Cada año se fueron incrementando hasta llegar a lo que es hoy: la mejor feria del libro en español del mundo.

Anécdotas tengo muchas, porque he conocido desde a don Felipe, Príncipe de Asturias, hasta convivir con 4 Premios Nobel de Literatura: Gabriel García Márquez, José Saramago, Nadine Gordimer, Mario Vargas Llosa, además de Carlos Fuentes, Álvaro Mutis, Carlos Monsiváis y, en especial, mis queridos poetas Antonio Gala y Antonio Gamoneda. Con Mario Vargas Llosa siempre nos tomábamos una fotografía, y Patricia, su exesposa, nos la hacía. Él es una persona muy agradable y un seductor de la palabra.

Players brief

Tiene 40 años de escribir profesionalmente porque también ha hecho periodismo. Incursionó en los diarios El informador, Mural y El Diario.

A la fecha cuenta con 22 libros publicados, además de antologías y libros polifónicos.

Entre sus diferentes reconocimientos figuran la medalla de oro en el certamen de poesía Mahatma Gandhi de la WWCP, Chennai, India 2007; el premio de teatro Miguel Marón (1975); la mención especial en el concurso internacional de cuento Rosario 2000, Argentina; el Premio Escriduende, Sial Pigmalión España 2015, y el premio Orola para ser antologada en el libro Facer Españas.

La Asociación de Literatura Infantil de Perú nombró “Laura Hernández Muñoz” al V Congreso Internacional realizado en la ciudad de Arequipa, en noviembre de 2011. En 2015 fue nombrada “Hija Ilustre” de Tamazula de Gordiano por su trayectoria a nivel internacional.

Su obra poética ha sido traducida al inglés, italiano, japonés, farsi, griego, rumano y árabe.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

La creatividad y el dinamismo de Mónica Escoto la convierten en una …

Felipe H. Leal
1 noviembre, 2018

Para titularse de la maestría en Mercadotecnia Global en el Instituto Tecnológico …

Felipe H. Leal
1 noviembre, 2018

La posibilidad de estudiar en Europa hizo que Sergio Valencia descubriera formas …

Felipe H. Leal
1 noviembre, 2018

RELACIONADOS