César de Anda

César de Anda

Leading Businessman

Felipe H. Leal
1 abril, 2018

  El empresario jalisciense que se puso en los ojos del mundo al convertirse en el primer presidente latinoamericano de la Comisión Internacional del Huevo habla sobre la participación ciudadana en tiempos electorales y del compromiso que tiene con México como hombre de negocios

César de Anda es uno de los empresarios líderes de Jalisco y también un hombre convencido de la grandeza de su tierra. Nació en Guadalajara, de origen alteño, y a temprana edad se comprometió con la industria avícola, un sector económico en el que su familia ha estado involucrada desde hace varias décadas, y que él mismo ha representado ante organismos de talla mundial. En 2013, la International Egg Comission, con sede en Londres, lo nombró su presidente, y con esto se convirtió en el primer latinoamericano en ocupar este puesto clave de la avicultura para un centenar de países. Además es un apasionado de México, y considera que los tiempos electorales son importantes para hablar de políticas públicas, pero todavía más trascendentales para pensar en el tipo de país que, como sociedad, queremos construir.

La hora y la locación no son un impedimento para la reunión con César de Anda, el empresario tapatío que, con muchos años de dedicación, esfuerzo y trabajo, pudo colocar su nombre y el de México en el mercado internacional.

Antes incluso de que el equipo de PLAYERS of life le sugiera un día y un lugar para llevar a cabo la entrevista, el empresario propone el Centro Histórico de Guadalajara como el punto de encuentro ideal. Está convencido de que, con el esfuerzo de autoridades e iniciativa privada, el centro tapatío será pronto el más bello del país. Además, dice, representa el espíritu de lucha, renovación y modernidad que para él constituyen el ADN de la capital de Jalisco.

“Guadalajara es una ciudad que ha demostrado, una y otra vez, que es capaz de reinventarse, de salir adelante, y de ser un semillero de talento y creatividad. Como ciudad se encuentra en un momento muy importante, y me parece que es responsabilidad de todos el creérnosla y hacer lo que nos toca, sin importar si somos hombres, mujeres, estudiantes, empresarios, padres o hijos. Todo detalle suma, por más pequeño que sea, ya que así construimos una ciudad, un estado y un país”, comparte el también considerado activista social mientras le toman un par de fotografías frente al Teatro Degollado.

De Anda es uno de los empresarios avicultores más reconocidos del país, y desde muy joven ha estado involucrado en organizaciones y proyectos que han buscado poner a México en la mirada del mundo, así como en puestos de impacto en los que están las condiciones para tomar acciones que beneficien a los mexicanos.

“Necesitamos a más mexicanos, mujeres y hombres, tomando decisiones en organismos internacionales. Estamos preparados para hacerlo, solo es cuestión de atreverse y que, como país, nos enfoquemos en tener una mayor proyección exterior”, agrega.

El talento y liderazgo empresarial de de Anda también se han manifestado en otros organismos, ya que fue cofundador de la Unión de Asosiaciones Avícolas de Jalisco, cofundador del Consejo Agropecuario de Jalisco, fundador del NAFTA Egg and Poultry Partnership, así como cofundador del International Poultry Council, entre otros organismos de la sociedad civil.

Aunque para el empresario todo eso queda en segundo plano, o como parte de su impresionante currículum, porque lo que en verdad ocupa su mente en estas fechas es el proceso electoral, el importante momento que vivirá México, donde los jóvenes decidirán si este país acepta políticas obsoletas que nunca resultaron benéficas para el pueblo, o en su defecto, votan por un proyecto joven, de construcción y consolidación de México como un pujante generador de empleo y riqueza, con educación de calidad, mayor equidad social y, sobre todo, con una sociedad en paz. En suma, un país con actitud positiva y decidido a convertirse en verdadera potencia emergente.

En estos tiempos, ¿cómo puede la sociedad mexicana influir en la vida económica y política del país?

Organizándose. Es el tiempo de tener una sociedad mexicana más estructurada y reunida en asociaciones, organismos de la sociedad civil o think tanks que aporten propuestas muy serias a sus gobernantes.

¿Cuál podría ser un ejemplo reciente?

La reforma educativa. Tal iniciativa fue promovida y auspiciada por Mexicanos Primero, un think tank profesional en los estudios de la mejora educativa. Posteriormente vinieron acres discusiones con la Secretaría de Educación Pública (SEP) y los sindicatos del ramo, pero el que puso el cascabel y el acicate para el cambio fue ese organismo de la sociedad civil. Por cierto, los políticos que dicen que darán marcha atrás a estas reformas demuestran que no están estudiando los problemas a fondo, que sólo hablan por “encimita” y no tienen compromiso real con las generaciones futuras. Solamente buscan llegar al poder con populismo.

¿Qué otras muestras de participación y empoderamiento de la sociedad han llamado tu atención?

La seguridad y la impunidad son grandes materias pendientes para los gobiernos de los tres niveles en este país. Ha habido esfuerzos sistemáticos de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) que han aportado fórmulas para coadyuvar a solucionar o amainar la problemática. Por ejemplo, México Unido Contra la Delincuencia AC que, entre muchas de sus propuestas, se ha enfocado a argumentar la necesidad de legalizar el uso de la mariguana. Eso, como uno de los mil factores que inciden en la proliferación del crimen. De la misma manera, México SOS, organismo fundado por Alejandro Martí, ha sido punzante en materia de la impunidad rampante que reina en México. De igual trascendencia, María Elena Morera ha sido una guerrera a través de su OSC, Causa en Común AC, señalando las carencias de nuestro sistema de impartición de justicia.

En marzo se presentó en el Palacio de Minería el ejercicio “Méxicos Posibles”, elaborado por más de 100 mexicanos que, en varios talleres de análisis y pensamiento, crearon escenarios que se podrían dar en nuestro país con el cambio o inamovilidad de las políticas públicas.

También, en materia de mayor impacto social, Carlos Valencia, David Pérez Rulfo, entre otros ciudadanos, han conformado en Jalisco el Consejo de las Instituciones para el Desarrollo Social (CIDES), un organismo que busca incidir en políticas públicas que contemplen equidad y transformación positiva de la convivencia en la comunidad.

Otro ejemplo claro de las iniciativas de la sociedad es la maravillosa idea de las Vías RecreActivas. Ese es un ejercicio de adaptación de lo que ha funcionado bien en otros países y cómo se ha logrado mejorarlo en Guadalajara. El organismo de la sociedad civil GDL 2020 fue clave para su implementación.

¿Qué falta en Jalisco para que la sociedad se haga presente en la toma de decisiones que definan otro rumbo?

Implementaría en la próxima administración estatal un Instituto de Planeación de Jalisco que funcione como un órgano descentralizado del gobierno que sea administrado por miembros reconocidos de la sociedad. Haría un consejo consultivo conformado por académicos, pensadores, empresarios, exfuncionarios públicos, mujeres y hombres que tengan una visión ambiciosa de vanguardia y verdadero largo plazo que eviten que el estado sea reinventado cada seis años.

En diferentes espacios se te ha visto hablar de la iniciativa de convertir a Guadalajara en la capital del cine de Hispanoamérica, ¿por qué hacerlo? ¿en qué consiste la propuesta?

Muy sencillo. Guadalajara deberá presumir muy pronto que tiene el Centro Histórico más hermoso de México. La regeneración y remodelación de tal área de la ciudad, literalmente, construirá un set permanente para filmar series de televisión y cine. Y, lo más importante, la cantidad de talento joven que ha estudiado o es estudiante de más de 11 importantes universidades presentes en la zona. Esto aunado a la política ya implementada para catalogar a Guadalajara como Ciudad Creativa Digital le da una condición envidiable en la producción de contenidos digitales, que son la base para las películas y series de la actualidad.

Para lograr todo eso, como sociedad debemos formar una Comisión Fílmica que promueva, desde la ciudadanía, la industria de la creación y filmación de contenidos para televisión, cine y redes sociales. La generación y derrama económica de este proyecto, en los próximos 10 años, puede significar miles de millones de dólares para Guadalajara, Jalisco y México.

¿Qué otro organismo crees que le hace falta a Jalisco para consolidarse?

Motivaría a los jóvenes a crear una OSC que proponga políticas públicas para lograr la excelencia en el deporte. Que presente una iniciativa con propuestas concisas y factibles de implementar para que los deportistas mexicanos puedan ganar 20 medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París 2024.

También invitaría a las mujeres jóvenes a formar una nueva fundación que incentive la preparación de más mujeres en el emprendimiento de negocios donde la creatividad, originalidad y la capacidad de las mexicanas de hacer mucho con poco se multiplique.

Este organismo deberá presentar iniciativas al Congreso local y federal de nuevas políticas públicas que apliquen eficientemente apoyos a los proyectos encabezados por mujeres.

Ya trataste temas cruciales donde la sociedad civil influye en las decisiones del gobierno, como seguridad, educación, impacto social, promoción económica, cultura, deporte, y una especial política hacia la mujer, pero, ¿qué de la promoción e implementación de nuevas tecnologías en un estado que busca ser el Silicon Valley de México?

Efectivamente deberíamos crear un nuevo grupo de pensamiento donde se propongan mecanismos fiscales que estimulen la investigación y el desarrollo en los campos de salud, biotecnología, energías alternativas y nuevas tecnologías. Además, el próximo gobierno federal debería constituir una Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología y que el gobierno de Jalisco no solo lo mantenga, sino que, incluso, incremente su presupuesto.

Resumiendo, la sociedad civil y los jóvenes tienen que participar activamente en la construcción de una nueva comunidad. Deben organizarse más y mejor, a través de asociaciones, grupos de pensamiento creativo (think tanks) e institutos de estudio que permitan hacer propuestas educadas, profundamente analizadas y con una visión de permanente evolución y vanguardia.

Players Brief:

-César de Anda estudió la licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).
– De Anda también es un gran aficionado del café espresso, y muchas de sus reuniones de trabajo y tiempos libres los utiliza para conocer nuevas propuestas cafeteras de la ciudad.
-Se integró joven a la actividad empresarial, y antes de los 20 años ya era presidente de su asociación en Tepatitlán. Después presidió la de Jalisco, la de México y luego la mundial.
-Permanente promotor social, con varios proyectos actualmente en gestación en México y el extranjero.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

El abuso sexual infantil es un tema que preocupa y ocupa a …

Felipe H. Leal
27 junio, 2018

Cerámica Suro funciona desde 1951, cuando el papá de José Noé Suro …

Felipe H. Leal
26 junio, 2018

Ale y Ana Fernanda son dos chicas llenas de energía, apasionadas por …

GUILLERMO RUBIO
21 junio, 2018

RELACIONADOS