Álvaro Villar: Creando un mundo donde la gente trabaje para vivir la vida

Álvaro Villar: Creando un mundo donde la gente trabaje para vivir la vida

Juan Pablo Benavides
23 mayo, 2019

Entrar a WeWork cuando apenas era una empresa de 7 personas en Latinoamérica llegó a motivar a Álvaro para crecer una empresa con presencia en más de 5 países y 55,000 miembros a nivel Lationamérica. Villar, actual Director General de WeWork México quien fungió como Director de Operaciones a nivel Latinoamérica en marco del evento “Power of Talent”, platica para Players of Life que es WeWork, hacia donde va y cuales son los retos que se han enfrentado el como persona y WeWork como empresa:

¿Quién es Álvaro Villar y cómo llegaste a WeWork?

Es una historia un poco curiosa porque yo vengo de un mundo diferente. Estaba en el mundo de la  hotelería, luego estuve un poco en la industria de los hospitales transformando un poco hacía la hotelería lo que quería el hospital y ahora de repente aparece WeWork que yo realmente no conocía muy bien. Me buscaron a través de plataformas de trabajo y acabé en WeWork sin saber bien que era lo que iba a pasar. No me imaginaba este crecimiento, todo fue yendo muy bien y aquí estamos.

WeWork es una de las cinco Start-ups más importantes a nivel mundial, ¿Qué representa trabajar para una empresa de tal magnitud?

Yo creo que además de una responsabilidad creo que es una súper oportunidad porque de los 5 start-ups, unicornios o como les queramos llamar, creo que es la única que involucra espacios físicos, personas y que realmente tiene la intención de humanizar una industria. Tiene una intención de crear un impacto en las personas y no estamos tanto enfocados en hacer más rápidos los procesos sino hacerlos mucho más humanos. Tratar de que las personas que están adentro de un espacio sean más felices e interactúen más. Entonces creo que es una súper oportunidad.

¿Cómo logras cambiar el concepto de WeWork viniendo de Nueva York a una cultura totalmente diferente como lo es Latinoamérica?

Yo creo que lo padre de WeWork es como a pesar de tener una misma esencia, se va tropicalizando un poco en cada país. A mí que me ha tocado abrir el resto de la región (Latinoamérica), llegas a Brasil y tienen su toque, llegas a México y tiene su toque, vas a Perú y la decoración a lo mejor tiene algo local entonces eso está súper padre pero la función, la esencia, la cultura que se respira dentro de los edificios es común a nivel global.

¿Cómo logran tener esa conectividad entre los miembros?

Entiendo que muchas veces nos asocien a un co-working porque fue por donde empezamos. Empezó en el 2010 como un co-working y ha ido migrando para ser un proveedor de trabajo global. No solamente por la cantidad de países o la cantidad de ciudades que estamos, sino porque ya nuestro alcance es mucho mayor.

Tenemos espacios que se adaptan a freelancers, a empresas de mediano tamaño y a enterprise que son empresas que vienen con 500-1,000 personas. Si creo que ha sido una evolución, un continuo aprendizaje y creo que estamos llegando al punto el cual ya estamos preparados para recibir a todo tipo de empresas.

¿Cómo crees que estos espacios abiertos van a revolucionar los conceptos que teníamos antes en cuanto a oficinas cerradas?

Yo creo que es justo parte de nuestra función. Nosotros a través del diseño y a través de la tecnología lo que buscamos es que las personas acorten un poco esa brecha entre la vida y el trabajo. Que la gente no venga a su lugar de trabajo 8 horas, por un salario y se vuelva a su casa sin nada. Queremos que vengan a un espacio donde encuentre un lugar que lo motive, que le ofrezca oportunidades de conectar con otras empresas, que lo mantenga despierto, que le ofrezca posibilidades una vez que termina de trabajar, espacios con diferentes funciones porque si tienen una llamada privada se pueden meter a un phonebooth y a lo mejor quieren promocionar un producto o servicio, entonces usan las salas comunes. Creo que esa parte es súper interesante y creo que a cualquier empresa le puede servir.

¿Qué beneficio traen estos espacios abiertos de trabajo al ser humano?

Yo creo que el primero es el sentimiento de pertenencia, el que entras a un WeWork independientemente de la empresa en la que estés, del giro a que te dediques y te sientas parte de. Es algo que muy rápido te sientes conectado. Muchas veces entras a oficinas, oficinas de trabajo más tradicionales o convencionales y cuesta entrar. Creo que nuestro concepto es muy welcoming; que estás dentro y te sientes parte de la comunidad.

Creemos que este concepto de espacios abiertos de trabajo es algo muy millenial, ¿Qué estrategias utilizan para captar la atención de otras generaciones?

Justo eso es uno de los preconceptos que van asociados con el co-working y a nuestros espacios de trabajo del futuro. Pero cuando ves el tipo de empresas que están migrando y se están uniendo con nosotros, son empresas que tienen 100-150 años pero que realmente están preocupadas por el futuro del trabajo por sus empleados, por retener a esas personas que tanto les costó traer y al final te das cuenta lo que cuesta conseguir talento. Además de retenerlo, cuesta motivarlo y conectarlo con tu marca. Creo que esto es algo muy valioso y WeWork potencia y ayuda en eso a cada una de las empresas que están con nosotros.

Somos latinos, es muy diferente un mexicano a un brasileño a un colombiano, ¿Qué ha sido lo más difícil de saber adaptar los espacios en los distintos países?

Creo que el reto más difícil es hacer entender a cada uno de los miembros que es parte de la maquinaria de WeWork. Aquí venimos a compartir pero para eso necesitamos de su ayuda, que se involucren, que se sientan parte del concepto. Si queremos crear impacto social; necesitamos que se involucren y si queremos crear impacto ambiental; necesitamos que sean parte de.

Si queremos que el edificio funcione haciendo comparación de cómo trabajan estos mismos metros en un hotel, cuantas personas necesitas y un edifico de WeWork ves una diferencia total. Tú puedes tener 400-500 empleados y aquí en WeWork son muy poquitos porque toda la comunidad está colaborando para que el edificio funcione. Es algo súper padre y se tiene que migrar esta mentalidad porque a lo mejor en Latinoamérica venimos de una cultura mucho más de servicio o que te atiendan y aquí eres parte de toda esa operación.

¿En cuántos países están?

En Latinoamérica estamos en 6 países ya abiertos, con 50 edificios abiertos al día de hoy y 55,000 miembros a nivel regional. Estamos en Argentina, Perú, Colombia, Chile, Brasil y México.

¿Qué se viene para el futuro de Álvaro Villar en WeWork?

Para Álvaro Villar, yo era el Director de Operaciones para Latinoamérica y acabo de tomar la posición de General Manager para México, entonces se viene un reto súper grande porque México es uno de los países más grandes dentro de WeWork a nivel global y para comparar; la Ciudad de México es la cuarta ciudad con más miembros. Eso es donde estamos hoy, pero cuando ves lo que hay proyectado para el resto del año y que vienen 25,000 miembros más en los próximos 6-7 meses que nos quedan del 2019, cuando ves que se vienen 8-10 edificios más entre edificios y extensiones nuevos, cuando ves las empresas que se unen día a día a WeWork, creo que es un reto impresionante y que me emociona muchísimo.





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

¿De dónde nace la idea de empezar Nuestra Raíz? Personalmente siempre he …

PLAYERS of life
30 mayo, 2019

Hoy en día la gente busca que las marcas sean honestas con …

Juan Pablo Benavides
29 mayo, 2019

Entrar a WeWork cuando apenas era una empresa de 7 personas en …

Juan Pablo Benavides
23 mayo, 2019

RELACIONADOS