¡A toda vela!

¡A toda vela!

Felipe H. Leal
9 octubre, 2018

La velerista jalisciense, Elena Oetling, se colgó la medalla de oro en la competencia de vela de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 2018 y regresó después a Guadalajara, su ciudad natal, para continuar con sus entrenamientos y conquista de nuevas metas.

En exclusiva para PLAYERS of life, la atleta se dio tiempo para contar cómo fue que se enamoró de este deporte, los lugares en los que lo practica y del apoyo que le ha dado su familia a lo largo de su carrera como deportista.

¿Cómo nace tu interés por los deportes?

Desde chica, en mi casa, era obligatorio hacer otras actividades además de la escuela, así que desde muy pequeña intenté con clases de arte y con todos los deportes habidos y por haber. Aunque los que más practiqué fueron futbol, tenis, ballet y vela.

¿Por qué te inclinaste por la vela?

Mi abuelo es un apasionado de los barcos, así que desde chica estuve arriba de veleros y lanchas. Un día el entrenador del club al que asisto con mis papás me invitó a los entrenamientos, me gustó y me quedé y, cuando cumplí los 17 años, tuve que tomar la decisiónde practicar un solo deporte, ya que no podía entrenar tiempo completo todo y me decidí por la vela.

¿Cuál es el régimen de entrenamiento que sigues?

Realizo trabajo de preparación física de lunes a viernes, con algunas sesiones en agua, dependiendo del viento. Los fines de semana hago sesiones largas de navegación cuando estoy en Guadalajara y Chapala, o campamentos de por lo menos una semana al mes en Puerto Vallarta, que consisten en 6 sesiones en agua de entre 3 y 4 horas cada una, y 5 sesiones de preparación física.

En tu opinión, ¿cómo crees que el deporte te ha beneficiado en aspectos personales?

Para mí, el deporte, tanto profesional como amateur, es un maestro de vida. Desde la disciplina y la puntualidad, así como el tener que tomar decisiones solo, afrontar las consecuencias de tus errores, el trabajo en equipo, aprender a ganar y perder, saber que para lograr cualquier meta hay que trabajar duro porque nada que vale la pena es fácil.

¿Cuál dirías que ha sido tu mayor reto y por qué?

Mi mayor reto ha sido el fracaso, no cumplir con las expectativas, ni personales ni de las personas a mi alrededor, entender que mis resultados y mi desempeño no determina quién soy, pero la forma en que afronto las situaciones, la competencia y el entrenamiento día a día, sí. Tuve que cambiar mi forma de pensar, de entrenar, de vivir, para poder salir adelante, levantarme y estar donde estoy el día de hoy. En el año 2015, después de clasificar a México a los Juegos Panamericanos, perdí la clasificación interna. Fue un golpe muy duro, tanto física como mentalmente, había dedicado todo de mí para lograrlo, pero me faltó lo más importante, disfrutar el proceso, hacer las cosas con pasión y por amor y no solamente buscando un resultado.

¿A quién admiras?

Sin duda a todas aquellas personas que trabajan día con día por conseguir sus sueños y que tarde o temprano los alcanzan, de una u otra manera. Admiro a las personas con disciplina, perseverancia, trabajo duro, esfuerzo, y admiro a aquellos que no se dan por vencidos fácilmente,  que persisten e insisten y que viven una vida que los apasiona, ya sean deportistas, artistas, empresarios o profesionistas.

¿Qué consejo le darías a quien aspira a convertirse en atleta de alto rendimiento?

Si toma la decisión de hacerlo, que lo haga por pasión, con amor y con una sonrisa de oreja a oreja, y que nunca se olvide del por qué practica su deporte, su esencia, que se divierta y confíe en el proceso; que aprenda a disfrutar de los buenos y malos momentos, que trabaje duro por conseguir los objetivos, pero sin aferrarse y obsesionarse con ellos, dejando que las cosas fluyan y confiando en que llegarán en el momento correcto.

También eres parte de una familia de deportistas. Cuéntanos más de esta pasión que compartes con tus abuelos, papás y hermanos, y las implicaciones que ha tenido en tu vida

Comparto la pasión por la vela, pero no por la competencia. Ni a mi abuelo ni a mi papá les gustó competir, simplemente pasear. Pero definitivamente no estaría donde estoy sin el apoyo de mi familia, que desde muy chica me apoyaron llevándome a todas mis clases y competencias, contagiándome también el amor por la vela y aguantando todo el proceso, lo bueno y lo malo.

Players Brief

16 años de practicar vela

Estados Unidos, Puerto Rico, Brasil, Perú, Argentina, España, Hungría y Dinamarca son algunos de los países que ha visitado para participar en competencias

No le gusta llevar la cuenta de las medallas o premios que ha obtenido a lo largo de su carrera deportiva

24 horas tiene de entrenamiento a la semana





ARTÍCULOS

RELACIONADOS

La pasión y admiración de Majo Hernández por la moda mexicana, la …

PLAYERS of life
7 noviembre, 2018

La creatividad y el dinamismo de Mónica Escoto la convierten en una …

Felipe H. Leal
1 noviembre, 2018

Para titularse de la maestría en Mercadotecnia Global en el Instituto Tecnológico …

Felipe H. Leal
1 noviembre, 2018

RELACIONADOS